Lo que Creemos

  Lo que Creemos  
De la enseñanza apostólica hasta hoy, los cristianos han adoptado doctrinas (creencias) en breves declaraciones definitivas. Como aquellos que conocen a Dios, creemos necesario articular las verdades de la piedra angular de nuestra iglesia  guiados por las escrituras. Nuestra declaración de fe resume las creencias cristianas esenciales, muestra la unidad en Cristo y guarda la iglesia del error.

A todos los que se unan a IBGS se les pedirá afirmar la declaración de fe de IBGS. Nuestra declaración de fe es esencialmente un resumen de la Confesión Bautista de Londres 1689 (haga clic en el enlace para leer en detalle lo que creemos). Esta declaración muestra nuestra creencia en el cristianismo histórico, evangélico y política bautista. Cuando como miembros aceptamos esta declaración de fe somos responsables de creer y vivir conforme a la misma.
 
I. La Biblia, La Palabra de Dios
Creemos que la Biblia, que consta de treinta y nueve libros del Antiguo Testamento (Génesis hasta Malaquías) y veintisiete libros del nuevo testamento (Mateo hasta Apocalipsis), fue escrita por hombres santos de Dios que fueron movidos e inspirados por el Espíritu Santo y que el resultado de este trabajo cooperativo es la palabra inspirada de Dios, que tiene a Dios por su autor, salvación por su fin y la verdad sin mezcla de error como su sustancia, que perfectamente revela la voluntad de Dios y por tanto, es el fundamento para la unidad de los cristianos y la norma suprema por la cual toda conducta, credos, y opiniones deberían ser juzgados.
II Pedro 1:19-21II Timoteo 3:15-17Salmo 19:7-14
 
II. Dios, La Santísima Trinidad
Creemos que hay un solo Dios verdadero y viviente, un Espíritu infinito, personal, Santo y bueno, el creador, Sustentador, gobernador, juez y Redentor, que es inexpresablemente glorioso en todas sus perfecciones y digno de todo honor, confianza y amor, que en la unidad del único Dios hay tres personas, Dios el padre, Dios el hijo, y Dios el Espíritu Santo, iguales en toda perfección divina, ejecutando distintos pero de manera armoniosa roles en la gran obra de la redención.
I Corintios 8:4-6 I Timoteo 4:10John 4:24Mateo 28: 19I Timoteo 1:17John 10:30Romanos 11:36; Efesios 1:3-14
 
III. La Creación y La Caída del Hombre
Creemos que Dios creó al hombre, varón y hembra, a su propia imagen y en la justicia y santidad, aunque propenso a pecar, bajo su autoridad, pero por la transgresión voluntaria el hombre cayó de ese estado Santo y alegre como consecuencia de lo cual toda la humanidad es ahora por naturaleza pecadora; siendo desde el nacimiento completamente inhabilitado de la justicia requerida por la ley de Dios, positivamente inclinado sólo al mal y por lo tanto, sólo bajo condenación eterna y sin excusa ni esperanza aparte del amor y la gracia de Dios.
Génesis 1-3Romanos 3:9-19Romanos 5:12-19Efesios 2:1-10
 
IV. El Propósito de Dios a través de La Gracia.
Creemos que la elección es la libre, soberana y bondadosa decisión de Dios de escoger a pecadores desde la eternidad para compartir en su salvación en Jesucristo, según el cual bondadosamente regenera, justifica, santifica y los conserva a través del tiempo por medio del Evangelio, que siendo consistente con el libre albedrío del hombre, comprende todos los medios en relación con su finalidad; que es una muestra gloriosa del amor soberano de Dios,  de ser infinitamente amable, sabio, Santo e incambiable, que absolutamente excluye toda jactancia y promueve la confianza en Dios, el amor, la humildad, adoración y oración, que fomenta el uso de medios en el más alto grado, que puede discernirse por sus efectos en todos aquellos que verdaderamente creer en el Evangelio, que es el fundamento de la seguridad cristiana, y que por lo tanto con respecto a nosotros mismos requiere la mayor diligencia.
II Tesalonicenses 2:1314Mateo 28: 18-20Efesios 1:3-14Romanos 8:28,29II Timoteo 2:10
2 Pedro 1:10; Colosenses 3:12-17
 
V. El Camino de La Salvación
Creemos que la salvación de los pecadores es subsidiaria de gracia, a través de las funciones de mediador del hijo de Dios, Jesucristo, quien por el nombramiento del padre, libremente tomó sobre sí nuestra naturaleza humana (sin pecado); que honró la ley divina por su obediencia personal y exhaustiva y por su muerte completo la expiación por los pecados de su pueblo; que habiendo resucitado de entre los muertos está a la mano derecha del padre donde él intercede por nosotros; que une en su persona maravillosa las simpatías más tiernas con las perfecciones divinas, está en todos los sentidos calificado para ser un adecuado, compasivo y todo suficiente Salvador.
Efesios 2:8-10Gálatas 3:13I Timoteo 2:4-6Romanos 4:25Romanos 8:3Hebreos 7:25Romanos 5:19; Hebreos 2:9-18
 
VI. La Regeneración
Creemos que para ser salvos, los pecadores deben ser regenerados, o nacidos de nuevo; la regeneración consiste en inclinar la mente y el corazón a la santidad, que se efectúa en una manera que sobrepasa  nuestra comprensión, por el poder del Espíritu Santo, en relación con la palabra del Evangelio, con el fin de garantizar nuestra obediencia voluntaria al evangelio; y que su evidencia adecuada aparece en los frutos santos del arrepentimiento y la fe además de la debida y  manifiesta obediencia a los mandamientos de Dios.
Juan 3:1-131 Pedro 1:22-25Tito 3:4-6Juan 1:1213Efesios 4:17-24Hechos 2:37-47Santiago 1:181 Juan 2:3-6
 
VII. El Arrepentimiento y La Fe
Creemos que el arrepentimiento y la fe son deberes sagrados, y también gracias inseparables, forjadas en nuestras almas por el espíritu regenerador de Dios, por el que profundamente convencidos de nuestra impotencia, culpabilidad y peligro y del camino de la salvación por medio de Cristo, acudimos a Dios con sincero arrepentimiento, confesión y súplica por la misericordia, al mismo tiempo recibimos sinceramente al Señor Jesucristo en sus oficios de mediador como nuestro Profeta, Sacerdote y rey y confiando en él como el único y suficiente Salvador.
John 4:23Efesios 2:8Hechos 17:30Hechos 2:3738Hechos 11:18Romanos 10:91013
 
VIII. Justificación por Gracia Mediante La Fe
Creemos que la gran bendición del evangelio que Cristo asegura a los creyentes es la justificación; Esa justificación incluye el perdón de los pecados y el regalo de vida eterna sobre la base de la justicia de Dios en Cristo; que se otorga, no en la consideración de todas las obras de mérito que hemos hecho, pero únicamente a través de la fe y en base a la obediencia de Cristo y la muerte; en virtud del cual su perfecta justicia nos es imputada por Dios; que eso nos lleva a un estado de paz, de bendición  y aceptación con Dios, establece las bases para el trato de Dios con nosotros como hijos y asegura toda bendición necesaria para el tiempo y la eternidad.
Romanos 3:31-31Romanos 4:1-25Romanos 5:1-10Romanos 8:14-17Romanos 5:12-21Romanos 8:31-39II Corintios 5:21
 
IX. La Libre Oferta del Evangelio
Creemos que las bendiciones de la salvación se ofrecen libremente a todos, sin distinción por el Evangelio; que es el deber inmediato de todos a aceptar por fe cordial, penitente, y que nada impide la salvación de cualquier pecador, sino su propia depravación inherente y rechazo voluntario del Evangelio, lo cual conduce a una condenación agravada.
Es 55:12Romanos 1:1617Mateo 11:28-30Apocalipsis 22:17Marcos 16:1516Hebreos 2:1-4Mateo 23:37-39Mateo 11:20-24Hechos 17:30
 
X. La Santificación
Creemos que la santificación es el proceso mediante el cual, según la voluntad de Dios, somos hechos partícipes de su santidad; es una obra definitiva iniciada con una separación radical del pecado por parte de Dios por medio de nuestra Unión con Cristo; y que esta obra continúa en el trabajo progresivo del Espíritu Santo en los corazones de los creyentes a través de una separación progresiva del pecado. Dios también lo lleva a cabo a través del uso regular de los medios designados – especialmente la palabra de Dios, autoexamen, abnegación, oración, vigilancia y compañerismo cristiano.
Pedro II 1:4-11Lamentaciones 3:40Romanos 6:1-23Mateo 26Romanos 7:56Mateo 6:9-13Efesios 4:17 – 6:20Efesios 6:9-13Hechos 20:36
 
XI. La Perseverancia de Los Santos
Creemos que los verdaderos creyentes perduran en fe y santidad hasta el fin; su perseverante adhesión a Cristo es la gran marca que los distingue de los que falsamente profesan la fe; que una Providencia especial vela por su bienestar, y que se mantienen por el poder de Dios mediante la fe para salvación final y gloria.
Juan 6:3944Juan 6: 66-71Juan 10:26-29Mateo 10:24-33Mateo 13:1-23I Pedro 1:3-5Mateo 25: 1-13Romanos 8:28-39I Pedro 2:1-10
 
XII. La Iglesia de Cristo
Creemos que la iglesia de Jesucristo en el sentido más inclusivo consiste de todos los elegidos de Dios en todas las edades que hayan entrado o entrarán a la fe en su palabra por medio de Jesucristo. Este es el cuerpo de Cristo, formado por todos los que tienen verdadera fe en el Evangelio. Creemos que la unidad y el amor visible deberían prevalecer entre todos los verdaderos creyentes a través de nuestro Señor y que se manifiesta en una bendición a todos los que le aman con sinceridad.

Creemos que el principal énfasis dado a través de la doctrina de la iglesia en el nuevo testamento es a iglesias locales en lugares geográficos diferentes, cada uno con sus propias ordenanzas, orden y oficiales. El liderazgo y gobierno de la misma está constituido por una pluralidad de hombres ancianos/pastores, estos establecen el liderazgo de la congregación a través de la instrucción y autoridad conferida únicamente por  la palabra de Dios. Los Diáconos son hombres, que bajo la autoridad de los ancianos, ayudan a estos en servir a la congregación y en la organización de los ministerios. Creemos que la iglesia es la congregación de creyentes bautizados, asociados por medio de la comunión del Evangelio para adoración, Ministerio, evangelismo, instrucción y observancia de las ordenanzas, según la palabra de Dios; que su única cabeza es Cristo, y bajo cuyo espíritu directivo cada iglesia es independiente del estado, libre de las autoridades eclesiásticas humanas y divinamente autorizados a decidir sus asuntos internos y externos.
Hebreos 12:22-24I Corintios 1:2Efesios 4:1-6Gálatas 1:2Romanos 12:45Apocalipsis 2:1-293:1-22; Mateo 16:18Filipenses 1:1I Corintios 12:13Hechos 2:37-47Efesios 2:11-3:21Hechos 14:23John 17:1-26Hechos 18:1-11Juan 13:3435Hebreos 10:23-25Efesios 6:24I Timoteo 3:1-131415
 
XIII. Las Ordenanzas: El Bautismo y La Cena del Señor
Creemos que el bautismo cristiano es la inmersión en agua de un creyente, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, para manifestar nuestra fe en el crucificado, sepultado y resucitado Salvador, con su efecto, en nuestra muerte al pecado y resurrección a una nueva vida; que es un prerrequisito para los privilegios de la membresía en la iglesia local. Creemos que la cena del Señor es una ceremonia conmemorativa sagrada en el que los creyentes participan del pan sin levadura y vino con el fin de recordar y "manifestar" su amor hasta su regreso, siempre precedido por autoexamen solemne. Creemos que, cuando recibimos los signos del pan y el vino por fe, (la condición de la verdadera participación), de una manera misteriosa también recibimos lo que ellos significan, a saber, Cristo y todos los beneficios de nuestra unión con él.
Hechos 2:41Lucas 22:17-20Mateo 28: 18-20Mateo 26-19Romanos 6:3-6I Corintios 11:17-34Hechos 2:27-41
 
XIV. El Sábado de Los Cristianos
Creemos que el primer día de la semana es el día del Señor, o sábado de los Cristianos; y se observa con fines sagrados religiosos por la devota observancia de todos los medios de gracia, tanto privado como público; y como recordatorio y preparación de ese reposo que queda para el pueblo de Dios.
 
XV. El Estado
Creemos que el Gobierno Civil es ordenado por Dios para los intereses y buen orden de la sociedad humana, y que debemos orar por nuestros lideres civiles, honrarlos  y obedecerles excepto en las cosas que se oponen a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo, como revelan las escrituras.
Romanos 13:1-10 Pedro 2:13-17 I Timoteo 2:1-3 Hechos 5:25-29
 
XVI. Las Ultimas Cosas
Creemos que en el postrer día el Señor Jesucristo descenderá del cielo y se manifiesta visiblemente como Señor a todo el mundo. En aquel momento él juzgará y condenará a todos aquellos que no conocen a Dios y no obedecen el Evangelio. Los impíos serán condenados al tormento eterno en el infierno. Por otra parte, el Señor Jesús en ese día glorificará su iglesia al recibirla en el gozo eterno de su presencia. En su venida del Señor Jesucristo marcará el comienzo de los años por venir y establecerá su reino eterno en los cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Confesamos nuestra confianza en estas cosas con la oración: "Si, ¡ven, Señor Jesús!"
Hechos 1:11 I Tesalonicenses 4:13-18 II Tesalonicenses 1:6-10 II Timoteo 4:1 Juan 6:37 39 44 II Pedro 3:10-14 ; Apocalipsis 20:11-15 Apocalipsis 21:1-27 22:1-21
 
XVII. El Matrimonio y La Sexualidad Humana
Creemos que el matrimonio es una institución ordenada por Dios y es entre un hombre y una mujer. No es lícito para cualquier hombre que tenga más de una esposa, ni para cualquier mujer que tenga más de un marido, al mismo tiempo. Es el deber de los cristianos casarse en el señor. Creemos que la intención de Dios es que la intimidad sexual sólo debe ocurrir entre un hombre y una mujer que estén casados y que Dios ha ordenado que ninguna actividad sexual íntima sea desempeñada fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer. Por lo tanto, cualquier forma de inmoralidad sexual, como el adulterio, fornicación, conducta homosexual, bisexual, incesto, cualquier uso de la pornografía o cualquier intento de cambiar de sexo, es contra el designio de Dios y por lo tanto es pecado.